Jardín

Potunia


Como regar la potunia


Potunia necesita riego bastante frecuente. De hecho, este tipo de planta no puede resistir la sequía, incluso por períodos cortos. En el caso de que la sequía se convierta en un fenómeno prolongado, el marchitamiento de la potunia podría convertirse en un proceso irreversible. Además, el potunia También conlleva riego excesivo. Esto último podría provocar asfixia y el consiguiente marcado de la raíz. Por lo tanto, es una buena idea proceder a humedecer la planta cada 3 o 4 días, intensificando el proceso durante las estaciones más calurosas. Una precaución importante para evitar el riego excesivo puede ser verificar el nivel de humedad del suelo antes de proceder a la humectación. No es necesario regar si el sustrato aún está húmedo.

Como curar la potunia



Potunia ama la buena exposición al sol. Esta planta debe exponerse a la luz solar durante aproximadamente 5 o 6 horas al día. Es una buena idea tratar de reparar la potunia de los vientos o las fuertes lluvias durante los meses más fríos. A esta planta no le gustan los climas particularmente duros, por lo que es bueno protegerla en invierno. Se recomienda eliminar las flores marchitas de vez en cuando. Durante este proceso es importante eliminar toda la flor ya que las áreas más bajas generalmente albergan las semillas. Operar de esta manera evita que la potunia concentre demasiada energía en el proceso de floración y permite que la planta desarrolle raíces más sanas y robustas. La siembra de la nueva potunie puede comenzar entre febrero o marzo en lugares particularmente cálidos como los invernaderos. Cuando la planta alcanza una altura de unos 10 centímetros, está lista para ser plantada.

Cómo fertilizar potunia



Para garantizar una buena floración de potunia, se recomienda proceder a una fertilización regular de la planta. Este proceso se lleva a cabo desde abril hasta septiembre mediante el uso de fertilizantes para plantas con flores. Estos fertilizantes son generalmente ricos en sustancias como: nitrógeno, fósforo, potasio, magnesio, hierro, calcio y cobre. Siempre que la planta se planta o se trasplanta, es apropiado usar un fertilizante orgánico. El mejor suelo para el cultivo de potunia es el suelo orgánico (humus). Es esencial que el suelo esté bien drenado y que sea profundo y fresco. Se recomienda el uso de suelos universales con sustancias agregadas como arena o corteza triturada. La adición de estos dos elementos es útil para garantizar un buen drenaje del suelo para la potunia.

Potunia: enfermedades y posibles remedios



Potunia puede ser atacada por los ácaros rojos. Este parásito ataca a la planta haciendo que las hojas se desvanezcan y se vuelvan amarillas. En este caso, especialmente en presencia de infestación intensa, es bueno proceder con productos pesticidas específicos. Potunia también podría ser atacada por pulgones. Estos parásitos se asientan en las hojas y si la planta no se trata adecuadamente, incluso puede conducir a su muerte. Los pulgones también tienden a inyectar sustancias tóxicas en la planta, causando el amarillamiento de las hojas. Desafortunadamente, la potunia también puede ser atacada por virus. Si uno de estos golpea la planta, es necesario retirarla y quemarla para evitar la proliferación. No hay sustancias que puedan curar la potunia en estas circunstancias.